Eva Ki

Eva Ki fue una de las voces más importantes de la literatura del siglo xxi. Nació en Corinto en 1996, en el seno de una familia acomodada de origen ateniense. Pasó sus primeros doce años en esa ciudad, después su familia se trasladó a España. Allí conoció a René de Pardú, por entonces secretario del Ministerio de Asuntos Exteriores, con quien contrajo matrimonio a los 19 años.

Ya casada, y con su marido asumiendo nuevas funciones en el Consulado de España en Escocia, Eva Ki decidió establecerse en Edimburgo, desde donde visitó asiduamente Buenos Aires y Montevideo. Tuvieron dos hijos: Mariano y Belén. Ambos nacidos en Argentina, por decisión de Eva Ki.

El matrimonio duró cinco años. Tras el divorcio, Eva Ki se instaló en Isla Velhice, donde publicó su primer cuento «Anónimas» en la revista El Dios del laberinto, bajo el seudónimo de Omar Weiler, y desde donde produjo gran parte de su narrativa.

Entre sus obras más conocidas, además de Todas las vidas de Eva Ki, se destacan Relatos sin tiempo de Eva Ki, Les livres interdits d’Eva Ki —novela galardonada con el premio Goncourt—, Una muñeca rusa llamada Eva Ki, Eva a secas y sus colecciones de cuentos A otra cosa, mariposa y Mujeres que fuimos hombres, antología con la que ganó el prestigioso Premio Strega y con la que consiguió también grandes cifras de ventas en Italia.

Ese mismo año escribió el guion de la película de Pier Romeo Sorrentino Il Vangelo secondo noi (El Evangelio según nosotras), film en el que también interpretó a María Magdalena.

Se desempeñó como traductora: se destacan las traducciones que realizó de los franceses Marcel Proust, Lord Henry Ketz y Guy de Maupassant. Fue muy aplaudida también su biografía de la enigmática y exitosa escritora Linda Palmer: Quién fue (en verdad) Linda Palmer.

Algunas de las obras de Eva Ki

Los libros prohibidos de Eva Ki

Los libros prohibidos de Eva Ki es una oda a la pérdida de la inocencia, de la ingenuidad. Un canto de amor por la lectura, por los libros y por los lectores.

La protagonista de esta historia da con Los libros prohibidos, y descubre en ellos que el mundo no es como se lo pintaron: se topa en su lectura con un sinfín de mentiras y conspiraciones, de conjuras y sociedades secretas. Un mundo en el que los lectores son observados, vigilados, torturados.

Los libros prohibidos de Eva Ki es una novela inclasificable, llena de ritmo, de giros inesperados, de personajes entrañables, en la que la autora exhibe una prosa magistral, sin prescindir de largos tramos poéticos, con los que pareciera querer devolverle una pizca de belleza al mundo. Al mundo de los libros, al que sin dudas ama y venera.

Relatos sin tiempo de Eva Ki

La persecución de la verdad como energía liberadora, como soporte ético con el que la protagonista de esta historia intentará superar el recuerdo de un suceso aterrador: ese es el centro de esta novela magistral, publicada por Umbriel Editores.

La enorme precisión de su prosa, apenas atemperada con un tinte de refinada melancolía, ubicó rápidamente a Relatos sin tiempo de Eva Ki en el primer puesto de las listas de libros más vendidos, y situó a Eva Ki entre los más grandes escritores europeos de este siglo.

Enmarcada de forma morosa en el crepuscular escenario de una vieja casona en la Ucrania de la posguerra, narra el reencuentro de Eva Ki con tres amigos de su infancia, a quienes vuelve a ver después de toda una vida,  a quienes cobrará una deuda de otros tiempos.

Una muñeca rusa llamada Eva Ki

Un rasgo caracteriza esta novela tan poco convencional de Eva Ki: su condición como mediadora entre la novela realista y la novela fantástica. Una muñeca rusa llamada Eva Ki tiene la capacidad de desasirse de esta tendencia y optar por un cierto realismo, no exento de tintes fantásticos, sin ubicarse tampoco en el tan degradado realismo mágico.

Sí:Una muñeca rusa llamada Eva Kies el germen de un nuevo género literario, al que ya los críticos pugnan por bautizar.

Aunque esta novela de Eva Ki pertenece a la ficción, su trama metaliteraria es ineludible. Los personajes que desarrollan su vida en la imaginación de la autora van apoderándose tanto de su voluntad como de la voluntad del lector, provocándonos así una enmarañada combinación de sensaciones en las que, de una forma u otra, todos nos vemos identificados, enternecidos, sublevados.